Más allá de los buenos resultados que obtiene con sus series y películas, Netflix también apuesta fuerte por las docuseries sobre criminales. Ese es le caso de Sé dócil: oración y obediencia, la producción que analiza en profundidad el ascenso del sádico Warren Jeffs, líder de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (IFSUD) hasta su detención.

A lo largo de cuatro capítulos, dirigidos por la ganadora del Emmy Rachel Dretzin, la miniserie, que se estrenó hace algunas semanas y se metió en las tendencias de la plataforma, expone una profunda investigación sobre crímenes reales que ocurrieron en Estados Unidos.

"Los integrantes de una infame secta unida bajo la poligamia y una estricta ideología revelan los oscuros secretos que destruyeron a sus familias", dice la sinopsis oficial.

 

El hilo de la historia se basa en las investigaciones del detective Sam Brower y el periodista Mike Watkiss, pero hace especial énfasis en las víctimas de esta secta -mayoritariamente mujeres-. “Pueden revestirlo con toda clase de teologías, dirán que es la palabra de Dios, pero solo se trata de hombres controlando a mujeres y su sexualidad”, dice una de las víctimas.

 “La ironía y la belleza de todo esto es que las mujeres, en la sociedad de la IFSUD, somos ciudadanas de segunda, y aun así las mujeres fuimos las que nos enfrentamos a ese hombre”, dice otra entrevistada.

"Después de pasar muchos meses informando sobre esta historia, me quedó claro que estas mujeres podrían haber sido mi hija, mi madre o yo. Y también quedó muy claro que mostraron un valor y una fuerza increíbles al abandonar esta religión convertida en secta criminal", sostuvo Dretzin.

La Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una secta separatista de la iglesia mormona que se formó en el año 1890 y tuvo impacto principalmente en los estados de Texas y Arizona.

Cuando la iglesia mormona decide prohibir la poligamia, surge la IFSUD, que defiende la creencia de que teniendo muchas esposas se llega al camino de la salvación. Por eso, las familias en la secta están formadas por varias esposas y decenas de hijos.

La comunidad se maneja bajo estrictas normas de convivencia que limitan principalmente a mujeres y niñas, imponiéndoles estrictos códigos, desde su vestimenta, sus embarazos y sus vínculos afectivos. Por ejemplo, las mujeres estaban obligadas a rezar a cada -en la mampostería de uno de los edificios principales está escrito "reza y obedece"-. Además, todos los miembros tenían completamente prohibido salir o saber algo del mundo exterior.

Cualquiera que rompiera las reglas o de quien el líder (conocido como "el profeta") quisiera deshacerse era expulsado y excomulgado del viejo rancho del oeste de Texas.

El rancho de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

¿Quién es Warren Jeff, "el profeta el enviado de Dios"?

Warren Jeff se convirtió en líder sectario luego de la muerte de su padre en 2002, quedando toda la comunidad bajo su mando. Por ejemplo, él era el encargado de arreglar los matrimonios en el que niñas de 14 años eran obligadas a casarse.

Jeffs se casó con 78 mujeres, 24 de las cuales eran menores de edad. Como dice una superviviente en el documental: "en nuestras mentes, la policía, incluso el presidente de los Estados Unidos, no tenía autoridad sobre nosotros. Warren Jeffs era nuestro presidente. Él era el profeta. ¿Y cómo puedes poner a un humano por encima de Dios?".

El horror se destapa cuando una de las jóvenes logra escapar y presentar cargos en contra del líder. Pero debido al gran poder adquisitivo que tenía, Jeffs se mantuvo prófugo por mucho tiempo escondido, al punto que se convirtió en uno de los delincuentes más buscados por el FBI.

En el 2006, finalmente logran capturarlo durante un control de tráfico rutinario en Las Vegas, pero su juicio se lleva a cabo recién un año más tarde: allí se revela públicamente toda la verdad sobre este culto del horror.

En 2008, agentes de la policía descubren en el rancho "El Anhelo de Sión" pruebas impactantes de abuso sexual, físico y psicológico. Tras esta redada, más de 400 niños y niñas son puestos en custodia policial, convirtiéndose en el mayor caso de custodia infantil de la historia de Estados Unidos.

Recién en 2011, fue declarado culpable de dos agresiones sexuales contra menores (por abusar de una niña de 12 años y otra de 15  con la que se había casado), por lo que recibió una cadena perpetua por más veinte años y a una multa de 10.000 dólares.

¿Dónde está Warren Jeffs en la actualidad?

Warren Jeffs actualmente se encuentra detenido en la Prisión Estatal de Utah, condenado a cadena perpetua por los delitos de violación, aunque su pena será revisada en 2038, cuando él tenga 82 años.

Pero el dato que sorprende a muchos es que sigue manejando a la IFSUD desde la cárcel. Sostiene que es "un mártir" y acusó en reiteradas oportunidades a las autoridades por "separar familias enteras".

A pesar de todo, existen miembros siguen creyendo que Warren es el representante de Dios en la tierra y piensan que fue condenado injustamente. De hecho, algunos suponen que el número total de miembros podría ascender a entre 6.000 y 10.000 personas.

Ver comentarios