El asado es la comida que más nos representa a todos los argentinos, pero lo cierto es que siempre son las mismas personas las que llevan la batuta y se cargan los almuerzos de domingo al hombre.

Desde afuera la tarea del asador puede parecer muy complicada y agotadora, pero lo cierto es que hay algunos pasos a seguir que pueden convertirte en el mejor asador o asadora del país.

 

Carne

Siempre es bueno, dentro de las posibilidades económicas de cada hogar, tener dos o tres cortes de carne para cocinar a la parrilla. Esto es clave para poder satisfacer los distintos paladares de los comensales y lograr una rica mezcla de gustos en los paladares.

Sal

El primer paso es salar la carne desde un principio, antes de asar. Lo mejor es usar sal fina para piezas chicas y salmuera (mezcla de sal y agua) para piezas grandes. Si nuestro corte tiene hueso o cuero, lo ideal es colocar la sal ahí y luego dar vuelta por única vez.

Parilla 

Es fundamental que la parrilla este limpia y que no haya quedado sucia de un asado anterior porque esa grasa se queda pegada a los hierros. Como es vieja tiene gusto feo y este puede impregnarse en la carne nueva que cocinemos.

A la hora de limpiarla es importante que la parrilla esté bien caliente. Luego hay que tirarle agua y remover la suciedad con un cepillo de cerdas duras.

Fuego

En primer lugar, es fundamental que el fuego que prendamos sea abundante, ya que a un buen asador nunca le puede faltar fuego para cocinar su carne. Para ello, se necesitará un poco de papel, madera y carbón.

Para darle un aroma distinto a la comida, algunos prefieren agregarle madera de quebracho a su fuego. Sin embargo, lo más importante es que el carbón se encuentre bien encendido, de lo contrario, las carnes no podrán cocinarse como deberían.

Un truco para saber si la temperatura del fuego es la correcta, es poner la mano por encima de la parrilla, y contar hasta diez. Si te quemas antes de los diez segundos, significa que el fuego está demasiado fuerte, por lo que la carne podría quemarse.

Distribución

Es importante repartir las porciones de carne por toda nuestra parrilla, para que los distintos cortes se cocinen de manera pareja. Sin embargo, es fundamental saber que la carne necesita una cantidad de fuego

No pinchar ni cortar

Son pocos los que tienen en cuenta que pinchar o cortar las carnes puede hacer que estás pierdan sus juegos, y terminen secándose. Lo ideal para mover o agarrar los distintos cortes, es una pinza. De esta manera, podremos dar vuelta la carne sin perder sus riquísimos jugos.

 

Salsas

En bowls aparte se pueden agregar salsas para acompañar la carne y jugar con los sabores. Chimichurri, criolla, agridulce o provenzal son las tradicionales que nunca fallan.

Acompañamientos

Para acompañar la carne se puede hacer una ensalada liviana de hojas verdes o una tradicional ensalada de papa y huevo. Las verduras a la parrilla también son bien recibidas por los comensales. Con sal y oliva sobre las grillas o al plomo, envueltas en papel aluminio, para que se cocinen sobre las brasas.








 

Ver comentarios