Paulina Cocina con sus más de 3 millones de seguidores en Youtube, se ha convertido en la reina virtual e indiscutida de la comida fácil y rica. Este fin de semana compartió con sus seguidores una guía definitiva de cómo hacer verduras al horno y no morir en el intento. 

Ya sea que te encuentres en el grupo de gente que solo las come para incorporar algo saludable a su dieta o entre los que las han elegido como alimento principal, lo cierto es que al prepararlas al horno adquieren un gustito especial que le da un giro al plato final.

Acá no te vas a encontrar con verduras exóticas ni mucho menos, sino con las que suelen estar en las comidas más típicas de los argentinos: papa, cebolla, zanahoria, batata, berenjena, zapallito y ajo. Lo interesante, es conocer los secretos para que al hacerlas en una misma fuente, al mismo tiempo, tengan una cocción pareja, que no se peguen a la fuente y por sobre todas las cosas, que salgan sabrosas. 

Receta de verduras al horno, por Paulina Cocina

  1. Lavar y pelar las verduras. Dividirlas en grupos según los tiempos de cocción que requieren. En primer lugar, las de cocción larga como papa, zanahoria y batata. En el segundo lugar, las de cocción intermedia como las cebollas y el morrón. Por último las de cocción corta en donde entran las berenjenas y los zucchini. De esto va a depender el tipo de corte que se haga para que todas se puedan hornear al mismo tiempo.
    De este tamaño te tienen que quedar las verduras (Youtube).
  2. Cortar: la zanahoria en rodajas de 1 centímetro, la batata de centímetro y medio y la papa un poquito más ancha. Los zucchinis también en rodajas anchas (aproximadamente del doble de la zanahoria), la berenjena en grandes trozos, la cebolla en cuartos para que no se queme. A los ajos no se los pela, se los dispone separados en dientes.
  3. Disponer todas las verduras en una placa que no importa si tiene antiadherente o no. Bañarlas con un chorrito de aceite de oliva, sal y condimentos al gusto como pimentón, tomillo, pimienta y merken ahumado. Mezclarlas para que todas tengan una película de aceite (que impedirá que se peguen).
  4. Llevar a un horno fuerte precalentado por diez minutos, luego bajarlo a horno moderado por otros 20 minutos. En los últimos minutos se puede volver a subir la temperatura. Para saber si ya está listo, hay que intentar mover una papa, si queda una costra pegada a la fuente, todavía le falta. Cuando la papa esté, se va a despegar de la asadera.