Este jueves, los legisladores taiwaneses se vieron enfrascados en un acalorado debate sobre el límite de veces que una persona puede modificar legalmente su nombre, luego de que algunos de los cientos de ciudadanos que se cambiaron el nombre a "salmón" para ganar sushi gratis se quedaran atascados con el cambio.

Para comprender el origen del inéditohechó que tomó las redes sociales del país asiático, debemos regresar a marzo del año pasado, cuando la cadena japonesa de comida rápida Sushiro lanzó una peculiar promoción. Durante dos días, las personas con los caracteres chinos para salmón, "gui yu", recibirían gratis todo el sushi que pueda comer en cualquier sucursal de la empresa.

 

 

 

 

 

Al parecer, la oferta fue tan irresistible que una ola de ciudadanos taiwaneses se acercaron a su registro civil más cercano para cambiar su nombre y poder entrar en la promoción. En un evento después conocido como el "caos del salmón", 331 personas pagaron una tarifa para cambiar legalmente sus nombres a títulos que incluyen la palabra "salmón".

Fueron dos días de puro furor, con varios de los participantes eligiendo nombres ridículos como "Salmón apuesto explosivo" o "Rey Salmón Meteoro" con tranquilidad, ya que el gobierno tailandés ofrece tres oportunidades para cambiar tu nombre legalmente. Varios participantes obtuvieron muchos seguidores en las redes sociales después de cambiar sus nombres, mientras que otros aceptaron pequeñas tarifas para llevar amigos al restaurante.

Más de 300 personas se cambiaron el nombre para comer sushi gratis.

En ese momento, el gobierno taiwanés criticó la promoción, quejándose de que crearía una gran cantidad de papeleo innecesario para los funcionarios del gobierno e instó a los ciudadanos a "ser más racionales al respecto". Aun así, terminada la promoción, aquellos que se cambiaron los nombres regresaron a sus títulos originales, y algunas semanas después el "caos del salmón" ya no era más que un meme.

Sin embargo, la polémica promoción volvió a estar en boca de todos esta semana, luego de que surgieran testimonios de participantes del "caos del salmón" que, un año después, todavía están atascados con sus nombres cambiados. Un estudiante que cambió su nombre por el de "Sueño de salmón de Truong" descubrió que sus padres ya le habían modificado el nombre dos veces cuando era un bebé, y este era su tercer cambio, por lo que no puede cambiárselo.

El límite de veces para cambiar legalmente el nombre es debatido entre los legisladores taiwaneses.

Esta semana, los legisladores debatieron las enmiendas propuestas a la ordenanza de nombres para ayudar a los atrapados como salmones o para evitar otro "caos de salmón". "Después del incidente del caos del salmón, algunas personas ya habían cambiado su nombre tres veces y ahora no tienen forma de volver a cambiarlo", dijo el legislador del Partido del Nuevo Poder, Chiu Hsien-chih, y sugirió otras medidas, incluidos cambios de tarifas y períodos de enfriamiento.

Algunos legisladores del Partido Democrático Progresista (DPP) y del Partido Nacionalista Chino (KMT) pidieron que hacer un cambio legal de nombre se hiciera más difícil. "Nuestra confianza en la racionalidad cívica es demasiado baja", dijo el legislador del DPP Kuan Bi-ling, oponiéndose a un aumento de las restricciones como una intrusión en la vida cotidiana de las personas.

El acalorado debate también llegó a las redes sociales, donde la gente se mostró mordaz con los "salmones", diciendo que los adultos deberían ser más responsables y que esto era una pérdida de tiempo para la legislatura. "¿Cómo podemos enmendar la ley para aquellos que venden su personalidad en aras de los beneficios?", dijo un internauta. "¡Sé responsable de tu propia vida, pescado!", dijo otro.

Ver comentarios