Detuvieron a un grupo de caníbales en Sudáfrica luego de que uno de ellos confesó el episodio en la comisaría. "Estoy harto de comer carne humana", declaró. 

Efectivos encontraron una olla con ocho orejas en la escena del crimen. Los tres hombres de 22, 29 y 32 años fueron detenidos. Uno de ellos, entregó una pierna y una mano humana.

La policía entró a la vivienda de los acusados y encontró el cuerpo mutilado de una mujer. El alcade de la localidad de Estcourt, Mthembeni Majola, declaró que debe haber más víctimas. 

En Sudáfrica el canibalismo no es considerado como un crimen, por lo que los detenidos solo serán acusados de tener restos humanos sin permiso. Además, 
la Corte de Magistrados los acusa de violar, asesinar y comer a una mujer.