Una pareja española abandonó a la nena que había adoptado en la India porque era más grande de lo que le habían informado. Al explicar su inconcebible actitud, afirmaron que "fueron engañados" y que iniciaron el proceso de adopción con "información errónea".

En enero de este año, una pareja oriunda de España adoptó a una nena en la ciudad india de Madhya Pradesh. Cuando todos volvieron a España se instalaron en Zaragoza. Allí, el matrimonio y su hija de siete años vivieron unos meses. Sin embargo, de repente todo se derrumbó.

Cuando la adolescente tuvo su primera menstruación, la pareja se enteró de que tenía 13 años y no siete, como marcaban sus documentos. Por eso decidió deshacerse de ella.

Entonces, la piba, cuya identidad se mantuvo en reserva, quedó bajo custodia del Servicio de Atención a la Infancia y a la Adolescencia de Zaragoza, mientras que las autoridades indias pidieron que permaneciera en ese lugar hasta que ambos países acordaran una solución que garantice los derechos de la menor.

"Todo esto podría haberse debido a que los padres suelen ser reacios a adoptar chicos más grandes. Los padres la abandonaron porque no estaban preparados para adoptar a una chica de 13 años y se sintieron engañados", aseguraron autoridades del Ministerio para el Desarrollo de la Mujer y del Niño de la India, que agregaron que "esto es una clara violación a las leyes y le da mala fama" al país.

¿Quiénes son las víctimas?

Mientras la conmoción por el abandono que volvió a sufrir la nena no disminuye, el director general de la Autoridad Central de Adopción de la India, Deepak Kumar, explicó cuál es la posición de la pareja española. "Los padres afirmaron que fueron engañados respecto a la edad real de la niña", dijo, y agregó que "el proceso de adopción fue impulsado dando una información errónea".

Además, anunció que el retorno de la menor a la India depende de la propia niña, ya que al haber sido adoptada adquirió la nacionalidad española.