Sucede que en Italia, una mamá decidió cambiar el nick de usuario de su cuenta de Wi-Fi por el nombre: "Andá a leer" para que sus hijos en lugar de pedirle la contraseña sepan donde buscarla y como obtenerla. 

De esta manera, día a día, la madre de estos revoltosos pequeños les daba pistas para que estos puedan descubrir la nueva contraseña.

Por lo tanto, puso en funcionamiento este método en donde les indicaba que la palabra del password era: "El color del vestido de Anna Karenina en el libro. ¡Dije el libro, no la película! ¡Buena suerte! Mamá. PD: Empecé a leer El Conde de Montecristo".

Ni bien el caso salió a la luz, y como suele ocurrir en esta época, rápidamente los comentarios a favor y en contra no tardaron en llegar. Lo que es cierto, es que ella les inculcó a los chicos el hábito de leer y ahora sus hijos le piden un libro nuevo cada semana.

LECTURA. Con este método, los hijos de la mujer comenzaron a leer.