La primera iglesia en la que los fieles son bautizados con cerveza y en las misas son celebradas con ron y whiskey, abrió en noviembre del 2017 y ahora es furor entre los habitantes de la ciudad sudafricana de Johannesburgo.

El culto africano recibió el nombre de "iglesia de Gabola" e intentaba dar un espacio de oración a todos los fieles expulsados de otras congregaciones por su pasión por la bebida.

Gabola significa "beber" en Tswana, uno de los idiomas oficiales de Sudáfrica, lo que remarca el placer que sienten al tomar.

Los integrantes de la comunidad en plena misa.

El líder de la congregación, Tsietsi Makiti, llamó la atención del mundo por sus inusuales ritos y  manifestó que en sus misas toman bebidas alcohólicas "para la liberación".

"Estamos bebiendo para que el Espíritu Santo venga a nosotros", agregó el, autoproclamados, Papa africano.

Los fieles cantan y bailan himnos en sus ceremonias mientras toman hasta perder la conciencia.