El insólito episodio tuvo lugar antes del inicio del partido que Boavista le ganó 3 a 1 al Goias este jueves por la Copa de Brasil. El árbitro del encuentro, Denis da Silva Ribeiro Serafim, no se contuvo y se orinó en el campo de juego y las cámaras de televisión no lo perdonaron.

El desagradable hecho se dio en la noche del jueves en la Copa de  Brasil, cuando unos minutos antes del arranque del partido entre Boavista y Goias, el juez vivió una situación muy incómoda: el llamado de la naturaleza.

Serafim se quedó parado en la mitad de cancha, haciéndose el distraído, y comenzó a orinarse encima. Si bien ninguno de los presentes se dio cuenta, las cámaras de televisión lo dejaron en evidencia. En la transmisión en vivo se podía ver un líquido cayendo de su pantalón.

Cuando terminó, actuó con naturalidad y saludó a uno de los arqueros con el puño, el gesto que se hizo típico desde el inicio de la pandemia de coronavirus.