El hombre fue acusado por intento de homicidio premeditado al intentar matar a abusadores de menores prendiéndolos fuego en un hotel de Florida, Estados Unidos.

Tras ser arrestado, Jorge Porto-Sierra, de 50 años, confesó a la Policía que quería "asar a la barbacoa y matar a todos los abusadores", según detalló el informe policial.

Porto-Sierra irrumpió en una habitación del hotel Friendly Village Inn en la ciudad de Kissimmee al grito de "voy a matarte, abusador de nenes", según relataron los testigos.

Luego el sujeto tiró nafta fuera de la habitación y rompió una ventana para poder echar más adentro. Según el informe de las autoridades, el atacante tenía un cigarrillo encendido.

Cuando le preguntaron por qué no había encendido la habitación, Porto-Sierra les dijo a los policías que "habían llegado demasiado pronto".

Ahora el atacante se encuentra detenido en la cárcel sin derecho a liberarlo bajo fianza en el municipio de Osceola, también en Florida.

Dos de las personas que intentaba quemar vivas, habían sido condenadas por delitos sexuales que implicaban el acoso sexual y el abuso de menores.