Un hombre de 36 años se insertó al menos 34 bolas magnéticas por la uretra mientras intentaba imitar una película condicionada en el distrito de Xushui, en el norte de China.

Según declaró el avergonzado ciudadano, creyó que posteriormente podía recuperarlas y chuparlas, pero que la situación se complicó cuando fue al baño y tuvo serias dificultades para orinar.

El médico Han Gang, del Hospital Baoding, quedó sorprendido cuando vio las dos tiras de cuentas alineadas en la vejiga después de un escáner de rayos X y comprendió que debía ser muy hábil si quería que el procedimiento fuera exitoso.

Según fuentes, de haber pasado un día más con las bolas adentro, el paciente podría haber sufrido hinchazón y quizá hasta pielonefritis, una infección de los riñones que pone en riesgo la vida.

A miúda esteve a divertir-se! #MagneticBalls #BolasMagneticas #Games #Jogos #Antistress

Una publicación compartida de Ritta d'Almeida (@rittadalmeida) el