Ellen Fleming, de 26 años, fue millonaria por apenas diez minutos, lo que tardó en luchar con su conciencia. En la tarde del miércoles, recibió una llamada que todos querrían atender: un asesor financiero del banco TD Ameritrade, entidad de la cual es cliente, le confirmaba que la cifra de 1,1 millones de dólares habían sido depositados exitosamente en su cuenta.

Sin creer demasiado en el mensajes, Fleming abrió su home banking y constató que los 50 dólares que tenía, se habían convertido en una millonaria cifra. "Podría renunciar a mi trabajo, hacer lo que quisiera, pagar mis préstamos estudiantiles", pensó la afortunada según informa el diario The Boston Globe. 

Sin embargo, en pocos minutos reconoció que estaba violando la ley, y por eso llamó a la entidad bancaria para informar del error. 

"Ser millonaria fue realmente un sueño hecho realidad durante 10 minutos", le dijo la dijo la mujer al mismo medio. El empleado le confirmó a la joven que el dinero estaba destinado a otra mujer, con el mismo nombre, pero que residía en Florida.

"Pienso que hay que aprovechar cada oportunidad que se te presente. Pero eso parecía una oportunidad que podría llevarme a una prisión federal, por lo que no pareció valer la pena", cerró la joven que volvió a contar con sus 50 dólares iniciales.