Una pareja le compró un celular a su beba cuando tenía un año para que estuviera entretenida y se mantuviera callada. Un año después la nena perdió la vista por usar el teléfono todo el día.

El hecho ocurrió en la provincia china de Jiangsu. La pequeña de 2 años ahora sufre de miopía severa y necesita usar anteojos con -9 dioptrías, que equivalen al poder de enfoque en los lentes.

De acuerdo el medio local Daily Mail, los padres se dieron cuenta de que pasaba algo extraño con su hija, cuando la vieron fruncir el ceño y entrecerrar los ojos para observar mejor la pantalla del móvil.

El uso del celular le provocó una miopía severa y necesita usar anteojos. (Imagen ilustrativa)

Cuando la llevaron al médico, los profesionales les confirmaron lo peor y les explicaron que una persona con miopía leve tiene una puntuación de -0.5D a -3D, así que el resultado de la niña era más que alarmante.

El diagnóstico es irreversible y podría empeorar conforme crezca, confirmó la doctora Liu Li, del Centro de Servicios de Atención Infantil y Materna de Yangzhou.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a la beata Maria Antonia Grillo

La Iglesia recuerda a la beata Maria Antonia Grillo

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos