Una situación insólita ocurrió en la provincia de Santa Fe. Unos vecinos denunciaron a los organizadores de una fiesta por exhibir y maltratar a un caballo y a una llama. Las personas acusaron a los responsables del evento de no alimentarlos ni darles agua para tomar, pero al final descubrieron algo increíble y la secuencia se hizo viral en las redes

El hecho sucedió el pasado fin de semana en la capital provincial, mientras se realizaba la 123º edición de la Fiesta de la Virgen de Guadalupe. En una plaza que está frente a la basílica Nuestra Señora de Guadalupe, los organizadores de la tradicional peregrinación colocaron un caballo y una llama, que estaban vestidos con atuendos festivos.

Ambos animales permanecieron en el lugar que los dejaron los organizadores y las personas se acercaban a ellos para sacarse fotos. Sin embargo, fueron pasando las horas y a algunos de los vecinos les llamó la atención que los animales no comieron ni tomaron agua durante todo el evento.

Los vecinos consideraron que los animales estaban siendo maltratados y por eso decidieron presentar una denuncia. “En la sede de la Basílica de Guadalupe, en calle Piedras, se está haciendo exhibición de animales, más precisamente yamas (sic), en condiciones inadecuadas, están sin agua y sin alimento, solicita intervención”, fue el reclamo recibido a través de la línea telefónica de contacto de la capital provincial.

Ante la denuncia, se acercaron a ese sitio la policia y también el subsecretario de Convivencia Ciudadana de la capital provincial, Guillermo Álvarez, quien se encargó de reveló qué fue lo que sucedió en verdad a través de un hilo de Twitter

“Como siempre, tratamos de hacerlo con la mayor celeridad posible, en pos de erradicar el maltrato animal y hacer cumplir las ordenanzas”, señaló Álvare en la red social, sobre cómo fue el momento en el que fueron a constatar la denuncia de los vecinos.

Sin embargo, las cosas no eran lo que parecían. Las autoridades se llevaron una verdadera sorpresa al constatar que las presuntas víctimas del maltrato en realidad no eran animales sino que eran muñecos, los cuales estaban en ese lugar para que quién lo desee pueda  tomarse una foto con ellos.

“Pensamos que se habían congelado del frío los animales”, bromeó Álvarez en la publicación de Twitter , y agregó que, finalmente, todo resultó ser “una linda anécdota de este hermoso fin de semana con esta gran fiesta santafesina”.

Por último, más allá de la confusión, el funcionario rememoró que en ediciones anteriores de esta fiesta habían decomisado animales reales que estaban exhibidos con fines de lucro y que, en esos casos, los dueños de los animales si fueron sancionados.

Ver comentarios