Este lunes, una mujer fue hallada muerta flotando en el jacuzzi de la suite del hotel Plaza Real de la ciudad de Rosario, en Santa Fe. El macabro hallazgo fue realizado por los propios  empleados del lugar, quienes ingresaron por la fuerza a la habitación por orden de la gerenta del edificio céntrico. El hombre que se hospedó con la mujer es buscado intensamente por la policía

El hallazgo del cuerpo de la víctima fue hecho en las últimas horas. Según trascendió, en esa habitación del edificio se hospedó una pareja el miércoles de la semana pasado y este lunes tenían previsto hacer el check out, pero los encargados del lugar no tuvieron noticias de la pareja en los últimos días. 

Los empleados llamaron varias a la habitación, pero nadie respondía. Finalmente, la gerente ordenó que forzaran la puerta de entrada y cuando ingresaron comenzaron a sentir un olor nauseabundo que provenía del jacuzzi, el cual estaba encendido.

Cuando se acercaron a la bañera de hidromasaje descubrieron que había un cuerpo flotando en su interior e inmediatamente llamaron a,la policía de la comisaría 2° para denunciar el hecho y se dio aviso al fiscal de turno.

Los investigadores al arribar al edificio, ubicado sobre la calle Santa Fe 1632, pleno centro de Rosario, hallaron dentro de la habitación restos de crack y otros estupefacientes. Esta causa fue caratulada como "muerte dudosa", dado que en primer instancia el cuerpo no presentaba signos de violencia.

La primera información que revelaron los investigadores es que la data de la muerte sería de unas 36 horas. Ahora se deberán esperar el resto de los resultados de la autopsia. En ese sentido, el fiscal de Homicidio Dolosos, Adrián Spelta, reveló que no lograban determinar la identidad de la víctima. “Creíamos que era un hombre. No tenía el rostro visible. Estaba boca abajo. Pero ya constatamos que era la mujer que reservó la habitación”. aseguró Spelta.

Y agregó: “La autopsia se realizará este martes. No está claro si se trató de un homicidio o si murió por sobredosis en el agua. No encontramos signos de violencia. Pero no es simple afirmarlo ni negarlo porque tiene un proceso de putrefacción avanzado”.

Por su parte, la policía busca intensamente a E.M.M, de 45 años, el hombre que se hospedó en el hotel junto con la víctima. En un primer momento, se pensó que el cuerpo en el jacuzzi era suyo, pero finalmente se logró determinar que pertenecía a la mujer que realizó la reserva.

“no sabemos cuándo ni cómo se retiró. En la habitación no hay elementos que pertenezcan al hombre, pero sí a la mujer. Se secuestraron las cámaras para determinar eso. Era una pareja que pedía que hicieran su habitación tarde. Un hospedaje normal para el hotel”, sentenció.

 

Ver comentarios