El aparto, que sirve para uso medicinal, lo vendían por Facebook e Instagram, peero al llegar te dabas cuenta que no tenía nada. Milagros, una de las damnificadas, estuvo en nuestros estudios. La joven admitió haber pagado $16.000 al contado.

Ver comentarios