Estuvimos en el límite de los barrios porteños de Villa Crespo y Almagro, en la puerta de Yoga Buenos Aires, en donde funcionaba una secta desde 1993, que incluso tuvo nexos internacionales porque decían que había legisladores de Estados Unidos que la apoyaban.

Ver comentarios