Luego de batallar ante una enfermedad que lo había complicado durante el último tiempo, Oscar Raimundo Martín falleció a los 83 años.

El Gran Capitán llegó a tener un profundo vínculo amoroso con la gloria. El 4 de noviembre de 1967, en el Estadio Centenario, fue el encargado de mostrarle al planeta primero que nadie que Racing era campeón de la Copa Intercontinental.

Nacido el 23 de junio de 1934 en Buenos Aires, este lateral derecho que debutó en Argentinos llegó a Racing en 1963 con 28 años. No le fue sencillo consolidarse como titular, pero el arribo de Juan José Pizzuti en 1965 al banco de suplentes le dio la oportunidad tan esperada.

Mucho más experimentado que sus compañeros de la última línea, se transformó con el correr de los partidos en la voz que manejaba los ánimos de un plantel ganador. Formó parte del grandioso "Equipo de José" y ganó, además del título en Uruguay, el torneo local de 1966 y la Copa Libertadores de 1967.

Se marchó del Cilindro tras haber disputado 172 encuentros oficiales y sin haber marcado goles. La última vez que pisó el césped de su querido estadio albiceleste, para el festejo del 50º aniversario del título del 67, levantó los brazos antes de dejar el campo de juego y aplaudió mirando hacia el cielo. Pero la cinta de capitán no dejó nunca su brazo izquierdo. Ese sello indiscutible y distintivo será suyo por siempre en la historia de Racing.