En la final de la Champions League  Real Madrid vs. Liverpool, el arquero Loris Karius cometió un error que le costó el primer gol del partido. Karim Benzema aprovechó la terrible jugada del portero para abrir el marcador a los 50 minutos del segundo tiempo.