Viene de ganar el título en Indian Wells y, ahora, quiere repetir en Miami, donde debuta en segunda ronda ante el holandés Robin Haase, este viernes por la noche. Pero Juan Martín del Potro (6) disfruta de este momento y mantiene un orden de prioridades. "Tenísticamente estoy bien, porque ganar tantos partidos seguidos te da confianza y te hace sentir bien. Físicamente, la verdad es que estoy como puedo, vengo haciendo un esfuerzo muy grande. Mentalmente, manejar toda la presión de la final, de los partidos anteriores, de Acapulco y un poco de todo lo que se genera cuando uno gana, está siendo duro pero, a la vez, es muy lindo. Espero seguir haciéndolo bien en este torneo, que me gusta mucho jugarlo y que me da ganas de andar bien", aseguró el tandilense, a quien seguir escalando en el ránking no le quita el sueño: "El ránking no es algo que me vuelva loco, siempre lo dije. No me pasó cuando no tenía ránking y, ahora que estoy bien, sé que mi carrera y mi mentalidad pasan más por lo que pasó en Indian Wells, por tratar de ganar torneos grandes, enfocarme en mi salud y en mi físico. Ya no soy un chico como antes, en el que subir un par de posiciones me hubiese posibilitado jugar más torneos. Ahora trato de hacer algo más inteligente y, si viene, viene, y, si no viene, igual estoy muy contento y conforme con lo que me está pasando".

Enorme gesto
El que tuvo Delpo mientras entrenaba este miércoles preparando el debut. Es que una niña boliviana que presenciaba la práctica comenzó a llamarlo a gritos y rompió en llanto mientras le decía al tandilense que era "el mejor del mundo". Ante esto, Juan Martín se acercó, la abrazó y le regaló sus muñequeras. "Cuando te dejan sin palabras...", tuitió Delpo junto con el video del momento vivido.