A veces, el empate favorece a ambos equipos y se da un arreglo tácito, un pacto de "no agresión", una "tregua". Eso sucedió en el estadio Nacional de Lima, apenas los jugadores se enteraron que Brasil ya vencía a Chile y eso hacia que el 1-1 que lucía el marcador hasta ese entonces sirviera.

Quién llevó la voz de alerta fue uno de los colombianos que venían desde afuera, que apenas ingresó le dijo a Falcao cómo iban las cosas en Brasil. Inmediantamente, el delantero del Mónaco comenzó a contactar a sus colegas peruanos para decirles que si empataban, los dos iban a tener chances de ir al Mundial.

Ante la incredulidad y molestía de algunos, el colombiano los enviaba a hablar con su banco de suplentes. Allí fue, por ejemplo, Paolo Guerrero y constató que el empate servía. Vale la pena mirar el informe de " Paso a Paso", en el que los últimos tres minutos son, directamente, un papelón.

 
Otro video aún más claro

 
Y el resumen completo de "Paso a Paso", para observar, incluso, los últimos minutos del juego en Lima