POLÉMICA. Para la prensa peruana el partido esta arreglado.

"¡Rateros!", fue la palabra que le puso título al diario peruano Todo Sport, de esta jornada, en referencia al partido que disputarán el próximo jueves Argentina y Perú en la Bombonera. Según el medio deportivo, la visita de Gianni Infantino, presidente de la FIFA, a Buenos Aires a menos de 24 horas del encuentro es parte de un arreglo para que gane la Selección y Lionel Messi juegue el próximo Mundial.

El “presidente de la AFA, la Conmebol y la FIFA acordaron robarnos el partido de mañana. Los tres estarán en el palco oficial”, dice la bajada de la nota que advierte y acusa a la AFA y a la FIFA de arreglar el resultado del partido con Perú, en beneficioso del seleccionado local.

Además, el citado diario asegura que "los tres (Infantino, Dominguez y Tapia) acordaron robarnos el partido. Los tres estarán en el palco oficial".

Por su parte La Tercera, un reconocido medio peruano, entrevistó al ex futbolista José Velásquez, de 65 años, quien supo defender a su selección en España 82, justamente el último Mundial que disputó su país.

Según se extrae de la nota, el histórico futbolista peruano está ilusionado y no pierde la esperanza de ver a al equipo de Ricardo Gareca en Rusia 2018.

De esta manera, y sin pelos en la lengua, lo primero que hizo Velásquez fue repasar la sorpresiva presencia de Gianni Infantino, presidente de la FIFA, en Buenos Aires, debido a que este miércoles se reunió con Claudio Tapia, el presidente de la AFA  para hablar de una posible organización para el Mundial 2030.

“Eso da mucho que hablar y te digo que me da mala espina. ¿Qué hace el presidente de la FIFA en Argentina? ¿Por qué no va a otros enfrentamientos? La respuesta es simple: a la FIFA no le conviene que Perú vaya al Mundial y sí le sirve que vaya Argentina porque está el mejor jugador del mundo (Lionel Messi). Es un Mundial y tiene que estar. Tenemos que mantener la calma y saber que los presionados son ellos”, dijo el Patrón a La Tercera.

Por útlimo, sostuvo que “cambiaron el escenario porque tienen miedo. La presión la sentirán los argentinos porque tienen la obligación de ganar. Tenemos que mantener la calma. Será una guerra en la cancha”.