El kazajo Gennady “GGG” Golovkin, quien anoche en Las Vegas empató tras 12 vibrantes rounds con el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, en fallo dividido, sostuvo que “ganó la pelea” pero fue calificado de manera “equivocada” por los jueces.

Golovkin retuvo el título mediano en las versiones de la AMB, CMB y FIB, al empatar tras una decisión dividida del jurado donde uno de los jueces lo vio ganador por 115-113 (Dave Moretti), 118-110 (Adelaide Byrd) falló para Álvarez, y el restante puntuó 114 iguales (Don Trella). 

"Creo que hice más que él durante toda la pelea. Siempre fui al frente. Tiré y conecté más golpes que él porqu. iba tras él (Saúl) en cada asalto. Pienso que gané y creo que Saúl ganó 3 o 4 asaltos. A veces es difícil explicar los resultados en una decisión como ésta", señaló el asiático, en una conferencia de prensa.

"Hoy la gente me dio un empate. Pero yo sólo me enfoco en mi boxeo. Vean mis cinturones, aún soy el campeón. No los he perdido”, recalcó Golovkin, quien aseguró “desconocer si habrá revancha”, ya sea directa o en un futuro no tan inmediato.

"Yo sólo me dedico a boxear. De lo demás se encarga mi equipo de trabajo. Hoy sólo pienso en relajarme y tratar de descansar. Después, ya veremos. Pero al final, el gran ganador fue el boxeo. El público que pagó por ver esta pelea. Fue un gran combate y creo que hice lo necesario para ganar" sentenció el boxeador kazajo, de 35 años

" Golovkin no es el monstruo que decían, aunque sí tiene una pegada respetable. Hice lo que tenía que hacer, estoy orgulloso de lo realizado. Quería noquearlo, pero no tenía un rival fácil enfrente, tuve a un peleador duro. que tiene el poder diferente al resto de los peleadores, pero no es el monstruo que decían", resaltó “Canelo” Álvarez, tras el combate.

El boxeador de oriundo de Guadalajara, de 27 años, deslizó además que estaba en “desacuerdo” con el veredicto del jurado porque consideró que “fue el ganador” y afirmó que en su opinión ganó “siete u ocho rounds”, pero eludió opinar sobre la tarjeta de la jueza Byrd que le otorgó ocho puntos a su favor (118-110).

"Canelo” afirmó que colocó los golpes que más hicieron daño en la zona de combate y que pelear en el centro del ring estaba “planeado”. También afirmó que se ajustó al desarrollo del pleito hasta llegar a las cuerdas, donde “no me sentí incómodo”.

Al ser consultado respecto de si notó cansancio, el tapatío respondió que no fue más que “una fatiga normal” y aclaró: "Es normal. No fue un rival fácil, pero no fue una fatiga mayor".

"Si la gente quiere una revancha la habrá, pero no este año. Ahora descansaré", avisó Álvarez, quien de esa manera descartó un posible combate revancha en diciembre ante el puertorriqueño Miguel Cotto.

Por su parte, el representante de Álvarez, y uno de los organizadores del espectáculo en el T-Mobile Arena, el californiano Oscar de la Hoya, reiteró que existe una “cláusula de revancha” en el contrato que firmaron ambas partes, aunque no precisó la fecha de pleito.