Siempre surge la polémica cuando a la Selección le va mal. Algunos discuten al técnico, otros a los jugadores, muchos hacen foco en el estadio, en los dirigentes, y muchas veces se termina diciendo que es un 'combo' de todo. Sin embargo, difícil es llegar a la conclusión que expresó el ex preparador físico que trabajó junto al Diez en el seleccionado argentino, Fernando Signorini, quien dejó en claro que lo mejor que le puede pasar a la AFA es que Argentina se quede sin Mundial.

"No me preocupa la posibilidad de quedar fuera del Mundial. Sinceramente me alegra. Hace tiempo quiero que Argentina quede afuera de toda las competencias que disputa: es la única forma de que de una vez por todas se termine con este grado vergonzoso e hiriente de desorganización y de corrupción", analizó el preparador físico en el programa 'Ataque futbolero' de radio Güemes. También contó que no vio el partido ante Venezuela: "En estas condiciones, no me interesa".

"El fútbol argentino se ha transformado de un hecho cultural que permitía la educación del joven a través del deporte a esta locura, en la que se tiran cosas desde las tribunas, en la que hay connivencia con las barras bravas, los dirigentes que tienen sus empresas que funcionan de forma brillante y los clubes están como están", analizó Signorini, quien no consideró que quedarse afuera de Rusia 2018 sea un fracaso.

Entre sus críticas a la dirigencia de AFA recordó la elección de Claudio Ubeda al seleccionado sub 20 (no presentó su proyecto a una numerosa licitación) o el famoso 38-38 para definir al sucesor de Luis Segura. Y, en esa línea, Signorini consideró que la actual conducción, que tiene a Claudio Tapia a la cabeza, no ha cambiado las cosas. "Es mentira que esta dirigencia quiera hacer las cosas bien. Las estructuras no se cambian, los organismos que debieran intervenir no intervienen, los que estaban con Grondona se fueron por la puerta de atrás y no dieron explicaciones", lanzó. "Los nombres cambian pero la filosofía es siempre la misma", remató.

"El resultado es lo que menos importa, lo que importa es el fútbol argentino, volver a las bases, a las fuentes, y apostar por quienes tienen los valores que el fútbol tiene que tener", se explayó el profe. Dijo que “hay que cortar por lo sano” y que para eso sería bueno perderse el Mundial.

Signorini, en cambio, fue comprensivo ante el poco fútbol que muestra la Selección. "No hay tiempo, un equipo es producto de los ensayos y los jugadores llegan un día antes. Por eso la mayoría de las selecciones juega mal". En esa línea, opinó que "sin tiempo para ensayar no se puede dominar una idea".