"Típico apretón", tuiteó el capitán del Real Madrid Sergio Ramos para explicar su ausencia  durante cinco minutos en la segunda parte del partido ante el Eibar (2-1), rumbo a los vestuarios para cumplir con una necesidad fisiológica.

Con 1-1 en el marcador, el central madridista aprovechó un  momento con el juego parado por lesión de un jugador del Eibar, para retirarse rápidamente del terreno de juego, en el minuto 73, para regresar en el 78, a tiempo de ver en directo el gol de la victoria de Cristiano Ronaldo.

Ramos se intercambió unas rápidas palabras con el árbitro  del choque, y encaró el túnel de vestuarios.

"Ramos creo que se ha cagado un poco. Fue al baño un minuto  y volvió, nada más", comentó divertido su técnico Zinedine Zidane.