Para la astrología, cada persona nacida bajo determinado signo tiene características propias que no determinan, pero sí influyen en su comportamiento.

Como muestra de ello, podemos encontrarnos tres signos del zodiaco a los que les cuesta más enamorarse: tienen un elevado sentido de la independencia y no conciben el amor romántico como tradicionalmente está establecido.

En su lugar, prefieren tener relaciones más superfluas que no involucren demasiado los sentimientos o no enfocarse demasiado en una misma persona. En el fondo, puede subyacer un gran temor a sufrir. Ellos son:

 

Acuario

Los acuarianos son los rebeldes y revolucionarios del zodiaco. Aman ir en contra de todo lo establecido, y eso incluye a los vínculos tradicionales.

Acuario tiene un gran sentido de la libertad y suele escaparle a los compromisos. Pero, además de eso, evita hasta las últimas consecuencias enamorarse porque odia sentirse vulnerable y cree que acabará por coartar su preciada libertad.

A los acuarianos les encanta vincularse, pero para entregar sus sentimientos necesitan mucho tiempo de trabajo interno que no consiguen tan fácilmente. Ellos siempre elegirán tener un vínculo fiel con ellos mismos, que enamorarse de la primera persona que se cruzan.

Capricornio

Los capricornianos tienen un gran sentido de la perseverancia y la constancia. Cuando se proponen algo, andarán a paso lento pero firme hasta conseguirlo.

Su personalidad es sumamente desconfiada y les cuesta muchísimo abrirse a las personas, especialmente a los vínculos sexoafectivos. No son de entregarse fácilmente y necesitan varias pruebas de parte de “esa” persona para sentirse lo suficientemente en confianza y llegar a enamorarse.

Capri mantiene un férreo control sobre sus emociones; es melancólico y solitario, proveniente de esa misma desconfianza que tiene hacia las personas y hacia la vida en sí misma. Son muy reservados y cuando conocen a alguien demoran mucho en abrirse, lo que dificulta el fluir del vínculo.

En general, son personas independientes con gran sentido de la libertad.

Sagitario

Sagi es un ser libre e independiente. Son joviales, alegres y muy pero muy entusiastas: ellos creen que todo en la vida saldrá bien a pesar de las dificultades.

Ese gran sentido de la libertad que pregonan hace que prefieran mucho más las relaciones intensas pero casuales, que no involucren demasiado los sentimientos, aunque sí conciban un elevado grado de conexión mental.

Los sagitarianos aman la aventura y lo desconocido, por eso les cuesta enamorarse porque siempre andan por ahí buscando nuevas experiencias y personas por conocer.

Sagi es muy cambiante y sus elecciones también lo son, por lo que puede fascinarse por una persona y, a los pocos días, ir detrás de otra sin el menor reparo.

Ver comentarios