La tremenda decisión de una nena de 15 años conmociona a la localidad salteña. Una menor que cursaba la décimo segunda semana de gestación, intentó una solución desesperada para interrumpir su embarazo, después de haber concluido un noviazgo e iniciar otra breve relación con otro sujeto, ambos mayores de edad. 

Tomó un palo forrado en goma, se lo introdujo en la vagina y se provocó heridas en el vientre para abortar. 

Luego de algunas horas y cuando el dolor y sangrado fueron insoportables, dio aviso a su madre y la llevaron de urgencia en primera instancia al hospital más cercano, aunque luego, debido a su grave estado, fue trasladada hasta el Materno Infantil de la capital salteña, donde ahora se recupera de sus lesiones. 

La adolescente confesó que investigó formas de interrumpir un embarazo en internet y así tomó esta lamentable "solución".