Los vuelos en el aeroparque metropolitano Jorge Newbery y en Ezeiza registraron cancelaciones y demoras por una medida de acción de gremios aeronáuticos en protesta por el ingreso al país de las compañías aéreas "low cost" y en reclamo de mayores medidas de seguridad.

El ministerio de Trabajo dictó pasado el mediodía la conciliación obligatoria y envió inspectores a los aeropuertos para constatar su cumplimiento, mientras el personal nucleado en cinco de los seis gremios aeronáuticos volvió a sus tareas tras realizar asambleas informativas en las dos terminales aéreas.

La medida de protesta por el ingreso al país de las compañías aéreas "low cost" y en reclamo de mayores medidas de seguridad provocó cancelaciones y demoras en los vuelos, y obligó a las autoridades aeroportuarias a reprogramar servicios aéreos en Aeroparque y Ezeiza.

 

 

 


Fuentes de Aeropuertos Argentina 2000 (AA2000) informaron a DyN que más de 40 vuelos fueron cancelados en la terminal aérea porteña y "alrededor de otros 10, especialmente de Aerolíneas Argentinas, fueron suspendidos, reprogramados o sufrieron demoras" en el aeropuerto internacional.

La empresa concesionaria de terminales aéreas reportó que los retrasos en los vuelos se registraron desde las 8 y que las suspensiones comenzaron a las 9, a raíz de asambleas en los lugares de trabajo convocadas por los gremios APTA, APA, UPSA, APLA y UALA.

Asimismo, precisó que los servicios aéreos se resintieron a raíz de la falta de personal en las áreas de despacho de equipajes y confirmación de pasajes.

La medida de protesta de los gremios aeronáuticos se produjo mientras el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, encabezaba la segunda audiencia pública para avanzar en la concesión de nuevas rutas aéreas a empresa del sector.

"En vez de festejar que estamos abriendo nuevas rutas y que va significar más trabajo para todos, no permiten en estos momentos que se pueda volar en Argentina, tomando como rehenes a miles de pasajeros que están varados en los aeropuertos", fustigó el funcionario.

En tanto, el secretario general de Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), Ricardo Cirielli, advirtió en declaraciones que "el gobierno ya dio rutas aéreas a tres (empresas) low cost, pero ninguna empezó a volar".

"Antes de otorgar más rutas y más permisos, debe garantizar e invertir en la seguridad aérea, con radares y equipos de comunicación", reclamó.

A la medida de protesta adhirieron los gremios APTA, la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), la Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales (UPSA), la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) y la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA).

En un comunicado conjunto, los cinco sindicatos responsabilizaron al gobierno de aplicar "una política que asfixia financieramente a las empresas (aéreas) que ya están operando en el país".

"Les cercena desmesuradamente sus ingresos abriendo nuestro mercado aerocomercial en forma indiscriminada a numerosos nuevos explotadores"
, sostuvieron.

 

 

 

Resignados. Los pasajeros no tienen otra opción que la de esperar. (DyN)

 

Fuente: DyN