Por Florencia Guerrero

Fueron los que en marzo del 2020 entraron en la categoría de “trabajadores esenciales” ante la avanzada del coronavirus y siguieron saliendo a las calles en todo el país para abrir comercios, transportar personas o sostener el sistema sanitario. Descubrieron lo que son las ciudades vacías, y muchas veces lloraron sin poder abrazar sus familias, para cuidarlos, porque tal como dijeron a Crónica, “el principal temor era llevar el virus a casa”. ¿Qué sabor tiene este Día del Trabajador para los que nunca pararon su actividad? 

En la primera línea de la pandemia

Héctor Ortíz es enfermero del Hospital Durand, y desde el primero momento en que se desató la pandemia, enfrentó la peor cara de la enfermedad que jaquea al mundo. “Sentimos muchas veces que no nos dan las fuerzas, vemos personas en diferentes situaciones y en esta profesión uno siempre quiere ayudar a los demás”

Desbordados, con pocas horas de sueño y las guardias llenas, lo que destaca el enfermero que además trabaja en Casa Cuna, es el valor del entorno: “son meses muy difíciles, vivimos con la sensación de colapso del sistema. Ya el año pasado, lo que iba ocurriendo en el mundo nos generaba un estrés tremendo. Todo el sistema sanitario está trabajando con una fuerza que es sorprendente, aún en las peores condiciones”. 

Hernán Ortíz, enfermero del hospital Durand (Hernán Nersesian/Crónica).

“Nadie se acostumbra a ver morir a un paciente”, explicó Ortíz a este portal, en el que además dijo que en la UFU del Durand se encuentra hace un año con el mismo panorama: "las personas llegan con miedo, pensando lo peor. Irse con un resultado positivo les abre aún más esa ansiedad y a veces a los días los vemos en internación. Así un año, es muy difícil”. 

Cuarentena sin golosinas

Patricia tiene 56 años y atiende un kiosco en Billinghurst al 2000. “Soy sostén de hogar, así que tuve la necesidad de seguir trabajando, mi hija es actriz y el año pasado se quedo sin trabajo, así que tuve que acomodar todo para seguir”, aunque también reconoce: “el año pasado las ventas bajaron muchísimo y por las restricciones tuve que reducir el horario, ya no pude trabajar 24hs, la verdad es que no había gente en la calle”.

Ante la baja en sus ingresos, la mujer empezó a pensar otras estrategias, vendió productos cosméticos, y lo que encontró para comercio directo: “La venta en el kiosco era tristísima, tuve que ingeniármelas, porque era eso o cerrar como muchos colegas”.

Patricia es quiosquera en Palermo (Pablo Villan/Crónica).

2020 fue duro, con un aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) que se extendió durante el invierno y que derivó en el cierre del 15,6% de los locales comerciales del país. Según la CAME se llegó a un promedio de 9 locales vacíos por cuadra.

“Creo que ya para octubre el tema se fue normalizando, pero ahora hay otras preocupaciones porque pasa mucho que la gente entra en grupo al local, o sin barbijos”, explicó a este portal Patricia, “hay mucha gente sin conciencia. El otro día una persona entró a comprar y le comentó a otra que era contacto estrecho de un positivo reciente, le tuve que pedir que se retire”, dijo la comerciante que, a pesar de los tiempos difíciles, guarda cierta esperanza. 

Poner el cuerpo ante el dolor ajeno 

La sirena suena fuerte en Laprida 1739, donde está instalado el imponente Cuartel IV de los Bomberos de la Ciudad. En medio de los camiones, el comandante Juan Cruz Giordano explica como fue trabajar sin para durante el año que pasó: “Estamos acostumbrados a las situaciones difíciles, y nuestras familias también, pero trabajar este año fue otra cosa”.

No fue solo el hecho de salir sin red, y que los moradores de cada destino debieron ser vistos como “supuestos positivos de Covid-19”, sino por todo aquello que tuvo que vivir: “Cuando llegaba a casa, los primeros meses, mi nene de 12 años no me quería tocar. Yo había armado todo un sistema para higienizarme, pero él tenía miedo igual, fue tremendo”, recordó emocionado el jefe de bomberos, que desde el inicio de la pandemia se movieron casi intuitivamente en la prevención del virus: “No había muchas certezas, entonces mirábamos cómo hacían nuestros colegas en otras partes del mundo”.

Juan Cruz Giordano, bombero de la Ciudad (Pablo Villan/Crónica).

“Relevos, dormitorios, todo fue un cambio y aprendimos sobre la marcha- sentenció el trabajador-. En un principio no se cocinaba en el cuartel, ahora la gente come en turnos y usan barbijo permanentemente”.

-¿Cuál fue el mayor temor que tuvo trabajando este año?
-Si me preguntás a qué le tuve más miedo, creo que fue a traer el virus a mi casa, porque por tu profesión asumís los riesgos, pero la familia no tiene porque hacerlo.

Rutas argentinas, en pandemia

Otro que tiene fresco el miedo que sintió la primera mañana que salió a las calles sin vida de una ciudad en cuarentena, fue Marcelo Mezotero, un conocido taxista que cada día sale desde Pompeya a ganarse la vida. “Creo que en el ámbito de los taxistas tenemos uno de los números más altos de contagio. Durante la fase 1 aquellos que necesitábamos salir a hacer nuestro trabajo nos arriesgamos porque había que sobrevivir”. 

En un contexto difícil, muchos conductores asumieron la responsabilidad de la prevención y aunque algunos “estaban en situación de mayor peligro” salían a trabajar, algo que en un oficio tan solidario no pasó desapercibido: “Cuando empezó toda esta pesadilla, el año pasado, mis hijas hicieron 800 barbijos y los repartimos con otros compañeros. Todavía algunos me cargan, porque los hicimos con los pocos elementos que teníamos, y algunos tenían corazones”, recuerda risueño. 

Marcelo Mezotero, taxista (Pablo Villan/Crónica).

Marcelo es padre de dos mujeres, algo que también fue difícil de conciliar entre el trabajo y los contagios: “uno toma conciencia del peligro, piensa en su familia y tiene miedo, yo en un momento no quería tener mucho contacto. Cenaba solo, pasaba mucho tiempo solo en el patio, mis hijas por suerte son más grandes y entendieron. Mi miedo no es infundado, todos los días escuchamos de un compañero que falleció por Covid-19”.

 Por último, el taxista de voz gruesa dejó un pensamiento, que bien vale para todos los trabajadores en su día: “para los laburantes el 1 de mayo es de resistencia, siempre tratando de sobrellevar la coyuntura, y esperando que el Día del Trabajador del año próximo seamos mucho más felices”.

Ver más productos

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Ver más productos