Los medicamentos cada vez más caros. (Crónica/Sacchero)

Por Roberto Tassara

rtassara@cronica.com.ar

Cada tanto, la suspensión de la venta de medicamentos con descuentos a afiliados del PAMI pone a las farmacias en primer plano, cuando son éstas las que financian un sistema perverso, que el gobierno de Cambiemos prometió cambiar pero, en 20 meses de gestión, aún no lo hizo. Tal es el panorama que planteó a “Crónica” el presidente del Colegio de Farmacéuticos de la Ciudad de Buenos Aires, Claudio Ucchino.

“El PAMI se sigue manejando con el convenio firmado en 1998, en la gestión de Juan Carlos Alderete, que nos impone financiar la provisión de medicamentos con un margen de utilidades del 10 por ciento, en promedio, con el que debemos cubrir costos fijos en alza, por eso cada tanto hay cuellos de botella y nos vemos impedidos de atender a los jubilados”, explicó Ucchino.

En ese sentido, agregó que la institución tiene “un plazo de 90 días” para pagarles, pero los farmacéuticos tienen “sólo 21 días para cumplir con los proveedores”.Por un medicamento que vendemos a 100 pesos, en promedio nos quedan sólo 10. La droguería se queda con 70 pesos y el PAMI, con 20. Nos cansamos de decir que las farmacias financian al PAMI, es un problema histórico que ningún gobierno resolvió”, continuó su queja.

Promesas incumplidas

Según el representante colegiado, “este gobierno prometió regularizar la situación, pero hasta ahora todo sigue igual y no se respeta la Ley de Medicamentos Genéricos, que fue pensada como alternativa a que el PAMI se provea en los laboratorios, cuyos productos son más caros, porque deben cubrir inversión en publicidad”.

“Si se respetara esa ley -subrayó-, bajarían los costos del PAMI, pero parece que no hay interés. El convenio vigente nos deja afuera a las farmacias, pero la verdad es que si nosotros no cargáramos con la parte más pesada, el sistema se caería, como sucede cada tanto, cuando las droguerías nos suspenden la provisión por atrasos en los pagos”.

Una historia repetida

Igual situación había denunciado dos meses atrás el presidente de la Federación Argentina de Cámaras de Farmacias, Miguel Lombardo, con motivo del nuevo convenio prometido. Respecto de la norma que se aspira a remover, Lombardo señaló que “no se debería desconocer el impacto que este convenio genera en las farmacias prestadoras y la incertidumbre que esto genera”, ya que los farmacéuticos no sólo deben “hacer frente a los compromisos contraídos con las droguerías proveedoras, sino también al pago de haberes a miles de empleados y demás gastos operativos” relacionados con la atención a jubilados.

Por eso, Lombardo remarcó “la necesidad de arbitrar medidas para que las farmacias, ajenas a los compromisos asumidos en un convenio en el cual tuvieron nula participación, dejen de financiar gran parte del mismo”, ya que “al presente se adeudan saldos de varios períodos por provisión de medicamentos, a lo que debieran adicionarse importes relacionados con provisión de pañales de muy larga data”.

Los precios, para arriba

A la quita o la reducción de la cobertura que sufrieron muchos jubilados y pensionados a la hora de comprar los remedios que consumen a diario, se suma el disparatado precio que alcanzaron muchos de ellos, muy por encima de los dos aumentos anuales que recibe el sector.

En ese sentido, el representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, le detalló a “Crónica” que, según un relevamiento de la entidad, que incluyó a 40 remedios de consumo masivo, el incremento de sus precios entre octubre de 2015 hasta junio de este año fue, en promedio, de 132 por ciento, con picos que llegaron hasta el 236 por ciento.

“Si tomamos el aumento de las jubilaciones, desde septiembre de 2015 hasta marzo último, llegamos a un acumulado de 67,33 por ciento. Si el promedio de aumento de los medicamentos en ese período fue de 132 por ciento, significa que hubo un 64,67 por ciento más de incremento de los remedios que de los haberes”, detalló.

En este marco, el futuro de los afi liados al PAMI no parece ser demasiado alentador. “Como no hay controles en las subas de precios, esto no va a cambiar”, reflexionó Polino. Por último, el especialista se refirió a la posibilidad de que haya una reconversión del PAMI para volver al organismo más confiable y aseguró que todo va a depender de la “voluntad política”. Algo que, por el momento, parece no existir.