El Riesgo País se tomó un respiro tras romper el techo de los 1000 puntos básico y se ubicó en 947 puntos básicos, 16 menos que en el cierre del pasado miércoles.

Según los operadores consultados por BAE Negocios, la disparada inicial del indicador de confianza, que mide el JP Morgan a partir de calcular la sobrtasa que debe pagar un país para tomar deuda en el exterior, se produjo por la aceleración de la ola vendedora de bonos argentinos en dólares por el pico de desconfianza de los grandes fondos especulativos.

Con el precio de los títulos de deuda de corto y mediano plazo por el piso (el Bonar 2020 llegó a rendir más de 22%), aparecieron algunos "compradores de oportunidad", que decidieron aprovechar los precios de remate e hicieron virar la tendencia.

De cualquier manera, los analistas esperan que las tensiones continúen en las próximas ruedas.

"La volatilidad y sensibilidad de los inversores va a seguir a la orden del día, dado que el panorama electoral aún resulta incierto y los desafios económicos actuales y futuros son importantes", señaló el economista y asesor Gustavo Ber, en diálogo con este diario.