Una jubilada rosarina de 82 años, que tuvo una perforación intestinal en 2017, debe colocarse bolsas de residuos en el orificio que le hicieron en el abdomen para defecar porque PAMI le cortó el suministro de las especiales de colostomía. "Las normales no están adaptadas para eso: se caen, explotan, la ensucian toda y no atajan el olor desagradable. La situación es denigrante y no nos dan ningún tipo de respuesta", denunció la hija de la mujer, quien está luchando desde noviembre del año pasado para recuperar el insumo que le corresponde.

"Mi mamá, Gladys, tuvo una perforación intestinal en 2017 y a diario utiliza bolsas de colostomía que van adheridas al orificio que quedó en su abdomen. El insumo debe ir pegado a su intestino y ella defeca por ahí, no hay otra forma. En noviembre de 2019, PAMI cortó los suministros y, pese a nuestros múltiples reclamos e insistencias, todavía no nos dan ninguna respuesta favorable. Por lo tanto, debemos usar bolsas de residuos comunes que pegamos a su piel con cinta adhesiva", denunció en diálogo con Crónica Roxana, la hija de la mujer afectada, quien vive junto a su madre en la ciudad de Rosario, Santa Fe

Continuó: "Le coloco bolsitas que no están adaptadas para lo que necesita y les pongo cinta adhesiva. Sin embargo, eso produce irritación en su piel y, a veces, los envoltorios se caen por el peso de la materia fecal y mi madre termina completamente sucia. Además, las que usamos no retienen el olor como sí lo hacen las especiales y el aroma que se genera, sumando la temporada de altas temperaturas, es muy desagradable". 

Según relató, la caja de 30 bolsas cuesta unos 8 mil pesos y cada paciente necesita, por lo menos, 3 cajas por mes. Por lo tanto, Roxana, quien trabaja por hora y tiene una hija, manifestó que le resulta imposible comprar éstos insumos. Agregó que está reclamando desde noviembre de 2019 en la delegación de PAMI, situada en las calles San Lorenzo y Maipú, y todavía no obtiene respuestas. 

"Me presenté en noviembre de 2019 a la farmacia y me dijeron que PAMI había cortado el suministro de mi mamá. Por lo tanto, me dirigí a la delegación a consultar. Cuando llegué, los empleados comenzaron a darme mil vueltas: me mandaron al correo sin ningún sentido y fui, cuando volví me mandaron a conseguir la receta de un cirujano, cuando lo conseguí me dijeron que regrese después de las fiestas", dijo la mujer, envuelta en bronca y angustia.
 
"Esperé porque no me quedaba otra. Volví después de las fiestas y no había nadie para atenderme. Cuando lograba que alguien me prestara atención, me decían que iban a averigüar y me avisaban pero, como era de esperarse, jamás obtuve respuesta. La última vez que fui, me dijeron que dependía de Buenos Aires, que ellos no podían hacer nada.Te miran y te hacen sentir que te están haciendo un favor, no entienden que estamos ahí porque aportamos toda la vida", agregó.
 
"Te miran y te hacen sentir que te están haciendo un favor, no entienden que estamos ahí porque aportamos toda la vida"
Luego, relató que, casi sin esperanza, llamó al número de atención de PAMI y le dijeron que llame a otro horario. Luego, le pidieron que se comunicara con la provincia de Buenos Aires. "Llamás y no te atienden, te ponen una maquinita. Mandé un mail explicándoles toda mi situación pero tampoco me responden. Estoy desesperada, los abuelos están desamparados. No es solo mi mamá la que está en esta situación, son muchos", reclamó.  


Al concluir, contó que su madre y su familia están pasando por un momento de sus vidas lleno de angustia a causa de las faltas de atención y de respuestas por parte del instituto nacional para jubilados y pensionados y manifestó: "Me pone mal verla así, no es justo que viva de esta forma sus últimos años. Ella entiende perfectamente lo que pasa y trata de enfrentar la realidad. Sin embargo, cuando la bolsa se cae y la ensucia, no es para nada agradable, su camino se hace muy difícil. Es vivir entre la mierda todo el tiempo dependiendo que la bolsa no se despegue ni reviente. Es denigrante".

Gladys, una abuela de 88 años que recibe la jubilación mínima.

Ver más productos

Mascarillas faciales protectoras: usos y formas de hacerlas

Mascarillas faciales protectoras: usos y formas de hacerlas

Sigamos aprendiendo en casa

Sigamos aprendiendo en casa

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Ver más productos