Oliver Jesús Miranda, de 14 meses, ahijado del presidente Mauricio Macri, se encuentra estable y sigue en coma inducido en el Hospital de Niños de Córdoba, luego de haber sido atropellado por una camioneta el miércoles último, mientras jugaba en la vereda de su casa, en la localidad de Sebastián Elcano.

"Sigue estable", dijo Melina Miranda, mamá del niño, y agregó que "todavía está un poco hinchado", por lo que no pueden hacer ninguna intervención sobre las fracturas que le ocasionó el accidente. 

El miércoles por la tarde, Oliver estaba sentado en el cordón de la vereda de su casa cuando una camioneta municipal lo atropelló, ocasionándole fracturas en las piernas, los brazos y el cráneo. 

"Las fracturas no son lo más urgente", dijo la mujer y añadió: "La cabeza es lo más importante, ese es su motor. Pero primero tienen que desinflamar con calmantes".

La familia Miranda vive en Sebastián Elcano, una localidad a 170 kilómetros de la capital cordobesa. 
Desde el día del accidente, Melina Miranda está alojada, junto a su marido y su madre, a tres cuadras del Hospital de Niños donde atienden a su hijo.

"Mi marido renunció al trabajo", comentó la mujer, y agregó que el hombre trabajaba en la reparación de una ruta provincial. 

El pasado viernes, Macri se comunicó con los padres de su ahijado y tuvo con ellos una "extensa conversación", informó Carlos Navy, el abogado que representa a la familia del pequeño.

En esa conversación, el mandatario "puso todo lo necesario a disposición" de la familia.

Oliver fue bautizado en mayo último, y al ser el séptimo hijo varón, su padrino fue el presidente de la Nación, Mauricio Macri, según lo establece la ley 20.843 de Padrinazgo Presidencial aprobada en 1974.