Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

En la localidad bonaerense de Hurlingham, el club Independiente refleja los valores de integración social y recreación que debe tener toda entidad deportiva, a través de una propuesta ejemplar y admirable.

En las últimas horas, los directivos de dicha institución confirmaron que reproducirán en sus instalaciones, y con entrada libre y gratuita, la televisación de los partidos, a pesar de su nueva versión codificada. Y para empezar eligieron este fin de semana, el del superclásico.

En el salón de Independiente de Hurlingham, su presidente Mariano Giani, su vicepresidente Leandro Martínez, su secretario Maximiliano Aguirre y sus vocales Santiago Odriozola y Hernán Gil Pinheiro ultimaban los detalles de una iniciativa particular y solidaria como invitar a la comunidad a palpitar el superclásico en el propio establecimiento.

Justo en la primera versión codificada del máximo choque del fútbol argentino, tras una decisión gubernamental que implicó considerables cuestionamientos y reclamos. Pero en el club Independiente de Hurlingham optaron por no quedarse en las quejas y llevarán a cabo una acción inédita y solidaria.

Al respecto, Santiago aclaró que la determinación “se da dentro de un proceso de recuperación de la función social de un club histórico de Hurlingham, que el año pasado cumplió nueve décadas. Porque hace dos años conformamos una agrupación, abocándonos a mejorar las instalaciones, y desde principios de este año asumimos la conducción”.

A su vez, el directivo dejó en claro que “nosotros queremos mostrar con esto lo que queremos como club. A través de una acción comunitaria se pueden resolver necesidades que individualmente hubiese sido imposible. Entonces queremos mostrar una forma de hacer las cosas y que a partir de esto se replique en otras cuestiones coyunturales que van a ir apareciendo”.

Por su parte, Hernán enfatizó que “es una decisión política para que el club garantice el derecho a la cultura, a la práctica deportiva, y en este caso en algo tan sencillo como ver un partido de fútbol”.

La política de Independiente surgió en una reunión de comisión directiva en los días previos a la primera fecha del campeonato con televisación paga, y entonces el domingo pasado se llevó a cabo una prueba, en forma exitosa, con la convocatoria a los vecinos para que vieran los partidos de Boca frente a Belgrano, y de su homónimo de Avellaneda contra Patronato.

La entrada, en aquella oportunidad, fue como será hoy: libre y gratuita, una decisión unánime luego de un amplio debate. En este sentido, Maximiliano resaltó que “uno de los socios presentes impulsó en un momento el debate para hacerlo, porque si no sólo somos administradores de un espacio”. Y sin dudarlo, lo debatieron en conjunto. La decisión ya se conoce y esta tarde la disfrutarán todos.

NOBLE OBJETIVO: DAR RESPUESTAS A NECESIDADES COMUNES “QUE ESTE SALÓN SEA UN LUGAR PARA EL BARRIO”

Abrir las puertas del salón del club al barrio para que todos puedan ver los partidos del fi n de semana es una decisión mucho más profunda de lo que parece a simple vista.

“Lo que queremos es justamente una racionalidad diferente, buscamos otra lógica, abrir las puertas del club para resolver una necesidad”, explica Santiago Odriozola. Y agrega: “Que este salón sea un lugar para el barrio, que el vecino cuente con él cuando lo necesite, es nuestra prioridad también”.

En línea con este objetivo, entonces, el salón donde esta tarde el barrio se reunirá para palpitar el superclásico, en otras ocasiones se alquila a valores mínimos para eventos sociales como cumpleaños o fi estas de egresados.

El objetivo, entonces, es reposicionar al club de barrio en su rol social y cultural, que poco a poco se convierta en aquel que supo ser en sus orígenes, cuando era punto de encuentro entre los vecinos.