Ya son unas 8 mil pers onas las afectadas por la crecida del río Pilcomayo, en el norte salteño. Tras llegar a su pico histórico, tendía a estabilizarse, aunque la fuerza del agua arrasó parajes enteros situados en la costa de Santa Victoria Este.

La Cruz Roja Argentina advirtió que "la situación humanitaria es muy compleja". La organización en conjunto con la Gendarmería y el Ejército, armaron un campamento a la vera de la ruta 54, al altura del kilómetro 79, para asistir a las familias y a las personas que se autoevacuaron. Además, algunas de las evacuados fueron desplazadas a Tartagal, Aguaray y Campo Duran.

 

Un ejemplo fue Cristina Berruti, de 74 años, quien fue socorrida por personal de rescate y su hijo quien la convenció de retirarse de su hogar en el Paraje Bella Vista.