Los investigadores de la muerte de la ciudadana china Sun Zhong Qin opinan que la extranjera habría padecido un accidente cerebrovascular (ACV) mientras viajaba en el avión rumbo a Argentina. Para los funcionarios judiciales, el cadáver encontrado el sábado pasado, en el interior de arroyo, en la localidad bonaerense de Ezeiza, es el de la mujer que era intensamente buscada desde enero, tras haber abandonado el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini.

Hasta el momento se descartó que la mujer haya muerto a raíz de una accionar violento, estimándose en tal sentido que habría fallecido accidentalmente. Una de las principales hipótesis sostiene que Sun habría sufrido un ACV cuando se encontraba dentro del avión que la trajo a nuestro país.

El doctor Carlos Alberto Hassan, fiscal de la Unidad Funcional N° 2 Ezeiza, dependiente del departamento judicial de Lomas de Zamora, le ofreció al hijo de la mujer, Diego Ma, llevarse el cuerpo para darle sepultura, ya que cree que es la persona cuyo paradero se ignoraba.

De todos modos, los familiares eligieron esperar a que culmine el resto de las pericias. El estudio de ADN que piensan concretar las autoridades tardaría algunas semanas, porque, dadas las circunstancias, hay otros análisis de mayor urgencia.