Por Gabriel Arias
garias@cronica.com.ar

La fuerte crisis que golpea al país se ve reflejada en cualquier sector que se aprecie, aunque en el caso de los comercios de compostura de calzado esto les significó un aumento en el trabajo, debido a que la gente no puede comprar zapatos, zapatillas, botas u otros artículos debido a su alto costo. Por eso, se acercan para arreglar los que tienen guardados en sus casas.

"Poca gente puede comprar calzado nuevo por los altos precios que tienen, ya que van desde 2.000 a 5.000 pesos" expresó Segundo, comerciante. 

Para saber cuál es la situación real, Crónica realizó un sondeo por estos tradicionales comercios para conocer la opinión de sus dueños y de los clientes. En San Telmo, Segundo dijo con preocupación que "poca gente puede comprar calzado nuevo por los altos precios que tienen, ya que van desde 2.000 a 5.000 pesos, y por eso se están acercando cada vez más para arreglar bolsos, zapatos, zapatillas, botas, o lo que también está pasando es que compran usados que quedan, porque la crisis se nota".

"Llevó los zapatos o zapatillas para arreglar porque es muy difícil poder comprar algo nuevo" aseguró Pablo, cliente. 

"De hecho, hay gente que trae zapatos con humedad que saca del baúl para poder arreglarlos y recuperarlos", relató. Esto les provocó un aumento del trabajo, además, porque la gente les lleva "valijas, bolsos y mochilas, porque son caras comprarlas como nuevas".

Los costos

En cuanto a los precios promedio que se manejan en la actualidad para arreglos, un cierre de mochila cuesta 180 pesos (una nueva va desde 300 a 1.000 pesos), el cambio de suela entera de zapato con tacto oscila los 1.200 pesos, media suela y taco, 950; media suela y taco de goma, 750; tapitas, 150, si es de dama de 180 a 240.

Además, pegar un calzado tiene un costo de 280 pesos, cambiar el cierre de botas, 180; y cambio de cierre de mochila o bolso, entre 240 y 280 o 350 si es reforzado. Otro comerciante del calzado, llamado Carlos, de la zona de Constitución, ratificó que "la gente opta por salvar lo que tiene porque los artículos nuevos son caros".

Además, explicó: "Trabajo mucho con chicas trans y hago muchos cambios de tapitas y suelas, en el caso de damas y caballeros me traen zapatos para cambiar las bases completas, porque el calzado nuevo está arriba de los 2.000 pesos y acá con 800 o 900 se le puede solucionar el problema".

"La gente se acerca para cambiar todo tipo de cierres, incluso de campera. En esta época de frío, se están acercando más porque se agrega el arreglo de botas, borseguíes y ropa de abrigo, hasta cambiamos los forros a las camperas de cuero", expresó. A la hora de saber cual es la opinión de los consumidores, Pablo le manifestó a Crónica que suele "llevar los zapatos o zapatillas para arreglar porque es muy difícil poder comprar algo nuevo".

"Los precios de las marcas reconocidas son bastante caros y la calidad de las segundas no son muy buenas, por eso, prefiero llevarlos para que los arreglen y los sigo usando. Ahora que viene el frío también voy a traer mi campera para arreglarle el cierre", concluyó.