Catriel Gómez, de 22 años, sufrió quemaduras en varias partes del cuerpo al explotarle el teléfono celular mientras dormía y se le adhirió el líquido de la batería de litio. El hecho ocurrió en la localidad cordobesa de La Falda.

"Me desperté en llamas", explicó el joven, quien había salido con sus amigos, volvió a su casa durante la madrugada y se quedó dormido con el celular en la mano. El equipo, un Motorola E5 Play, se estaba cargando y explotó durante la mañana del viernes.

Las heridas que sufrió el joven de 22 años.

El equipo que explotó e hirió al joven había sido comprado hace unos meses y todavía lo estaba pagando en cuotas. Tras el accidente le recomendó a la gente que no duerma con el celular encima. "Nunca sabés lo que va a pasar", escribió en su cuenta de Facebook.

El insólito caso pudo ser una tragedia.

"En el hospital me dijeron que nunca habían visto algo así, estaban todos sorprendidos", añadió Catriel sobre lo ocurrido.

El joven se encontraba con su hermana en la misma habitación, que fue quien lo ayudó inmediatamente a apagar el fuego. Inmediatamente lo llevaron al hospital, donde lograron quitarle la sustancia que se le había impregnado. "Era impresionante lo que me ardía. Me quedaron ampollas desde las piernas hasta las axilas", explicó el joven, en diálogo con El Doce.

Antecedente

Si bien se conocieron varios casos similares durante los últimos años, en octubre del año pasado un hecho fatal generó una gran alerta.

Alua Asetkyzy Abzalbek, una joven de 14 años de Kazajistán, murió cuando su teléfono, que estaba debajo de su almohada, explotó mientras dormía.

La joven se había acostado a escuchar música y, al otro día, fue encontrada muerta y con la batería en llamas junto al lado de su cabeza.