Choferes de micros de la línea 60 (ex Monsa) anoche levantaron el paro que realizaban desde el martes por la mañana por el despido de dos trabajadores y en reclamo de la reparación de unidades en mal estado.

Según informó esta mañana uno de los delegados de la línea 60, Néstor Marcolín, "la medida de fuerza se levantó al dictar el Ministerio de Producción y Trabajo la conciliación obligatoria por cinco días hábiles, en un intento por destrabar el conflicto y normalizar los servicios".

Marcolín explicó que "estamos aguardando una inspección por parte de funcionarios de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) para que verifiquen nuestras denuncias sobre el mal estado de las unidades que ya han provocado accidentes".

Asimismo, el gremialista informó que "la conciliación obligatoria rige hasta el 28 de mayo y todavía queda por resolver el tema de los dos compañeros despedidos".

La medida de fuerza había comenzado este martes, a las 9, y afectaba los servicios que se brindan a casi 250.000 usuarios diarios, por el estado de los micros, que no tienen mantenimiento ni se les hacen las reparaciones necesarias, según denunciaron los gremialistas.

El estado precario de los micros de la Línea 60, que integra la empresa DOTA, además de ser denunciado por los choferes, también fue realizado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que lidera el dirigente Roberto Fernández.

Fuente: Télam