Un ex combatiente de la guerra de Malvinas recibió este miércoles objetos vinculados al conflicto ocurrido hace 36 años -como un casco, un sable y una medalla- que fueron enviados por un veterano del Reino Unido, en una ceremonia en el Palacio San Martín.

Las autoridades argentinas planean ahora realizar un gesto similar pero a la inversa: a través del coronel del Ejército argentino, Jorge Zanela, se está tratando de enviar al Reino Unido cascos de veteranos ingleses caídos en Malvinas que conservan ex combatientes argentinos.

"El profundo contenido humanitario entre ex combatientes es un ejemplo de amistad y reconciliación, representa la confraternidad entre miembros de las Fuerzas Armadas de ambos países y reafirma los vínculos bilaterales a través de un proceso de construcción de confianza y acercamiento entre nuestros países", señaló en el acto la subsecretaria de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, María Teresa Kralikas

La decisión del veterano británico Goodall sorprendió a Gorzelany-


A través de las redes sociales, Alejandro Gorzelany fue contactado este año por el veterano británico Edward Goodall, quien -como coleccionista- había adquirido un casco de guerra que, en su interior, llevaba el nombre del soldado argentino, quien viajó en octubre pasado a Plymouth, Inglaterra, para recibirlo de manos de su antiguo enemigo.

El casco de Alejandro Gorzelany.


"Tuve la suerte en la vida de que una persona excelente como Edward me haya buscado. Siento que es una historia no solo mía sino de todos mis compañeros, y desde el primer día que recibí la noticia lo quise compartir con ellos", dijo emocionado Gorzelany, acompañado junto a su familia y sus compañeros ex combatientes. 

Así fue la comunicación telefónica entre Goodall y Gorzelani


Entre los objetos que recibió durante esta jornada se encuentran una medalla recordatoria de Malvinas, un sable ceremonial de la Royal Navie que perteneció a Goodall y una placa con la inscripción: "Esta espada se presenta a mi buen amigo y hermano ex combatiente como símbolo de honor, respeto y amistad". 

A través de la embajada argentina en el Reino Unido, el veterano inglés también envió otro casco que fue retirado del campo de batalla de Monte Tumbledown por un soldado británico, que no cuenta con identificación, pero fue entregado al padre del soldado José Luis Galarza, que murió en el combate que se desarrolló en ese lugar de las islas.

"Treinta y seis años después del final de las hostilidades este casco que fue retirado por un soldado británico es finalmente devuelto al valiente soldado que lo usó. De la miseria y el sufrimiento de la guerra, Dios ha creado un lazo de amistad entre nosotros, nuestras familias y países. Honor y recuerdos de nuestros muchos amigos valientes que cayeron y no regresaron en 1982", completa el texto de la placa recordatoria entregada.

Para Gorzelany, devolver cascos de ex combatientes ingleses -hay un caso muy avanzado que se concretaría próximamente- "sería un gesto de honor como el que Edward tuvo conmigo y ojalá se pueda realizar".

Participaron también del acto el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj; la titular de la Comisión de Familiares Caídos en la guerra de Malvinas, Maria Fernanda Araujo; el ex combatiente y titular de la fundación No me Olvides, Julio Aro; veteranos de guerra, autoridades del ministerio de Defensa y de la Embajada británica en Buenos Aires.

"Sentimos mucho honor de participar de este acto que significa la unión y que no haya más broncas ni odios. Después de 36 años es importante seguir tendiendo puentes, y que podamos recuperar lo que nos corresponde algún día, pero a través del amor", dijo Araujo a periodistas.