CASADAS. Mariana Solange Gómez y Rocio Girat hablaron con Crónica TV. (Captura de video)

En exclusiva, ante las cámaras de Crónica TV hablaron Mariana Solange GómezRocio Girat, matrimonio que estaba en la estación Constitución fumando un cigarrillo y fue abordado por la policía. En principio con la excusa para que la apague, luego, una vez que el cigarrillo estaba apagado comenzaron los disturbios y las provocaciones, según ambas mujeres que residen en Avellaneda. 

"No había un cartel que diga que no se podía fumar y había un montón de gente fumando. Para mi es un caso de lesbofobia, tanto de la policía Metropolitana como de Metrovias, que mandó a llamar a la policía" dijo Gómez.

Luego detalló: "El policía me pide que apague en el cigarrillo, lo apagó y me quiero ir, pero me tocó los pechos y me dijo pibe quedate, por lo que forcejeo con el policía, recuerdo ver correr a otros dos policías que avanzan para detenerme, entonces forcejeo y peleamos entre los 3".

En tanto, ella y Girat indicaron que los agentes les pidieron el certificado de matrimonio: "Le digo que estoy casada que era mi esposa, y a ella le piden lo mismo, pero en la denuncia a ella la anotan como si estaba soltera".

Luego, Mariana recordó: "Estábamos fumando todos y solo nos pararon a nosotras.Creemos que es un caso de lesbofobia".

Y más tarde indicó: "Eramos dos personas paradas fumando charlando, a mi me causo mucho por que me agarraron dos policías y después fueron ocho, cuatro masculinos y cuatro femeninos, para detenerme, para hacer un circo como que habían agarrado a un delincuente, un narcotraficante, y hoy a mi me duele todo el cuerpo. Ahora voy a tener que ir al medico porque el medico que me dio en la comisaria me dice que no tengo nada, y estoy toda dolorida, el tobillo de mie está muy hinchado".

Además sostuvo que "dos policías, un masculino y un femenino me abrieron una causa a mi, por las lesiones que yo les hice a ellos y ahora tengo que ver como va a avanza todo mañana".

Por último, Gómez denunció que fue "Jonathan Rojo, el que me agredió físicamente, y él sigue trabajando actualmente, el sigue con su puesto. Nunca me discriminaron tanto como en Buenos Aires. Las instituciones tienen que ver con esto".