Una joven de 28 años murió el viernes al caer 120 metros de altura desde un parapente en Tucumán. La mujer apretó por error un botón del dispositivo. Su instructor está detenido. 

Natalia Vargas salió con un grupo de amigos a volar en parapente en Loma Bola. En una confusa maniobra, la joven habría entrado en pánico y apretó un botón que la hizo caer desde 120 metros de altura.

Su cuerpo fue hallado sin vida horas después. Su instructor Ariel Salazar, quien dio la versión del ataque de pánico, quedó detenido.

El hombre está en una comisaría de Yerba Buena a la espera del avance de la investigación. Familiares de la víctima desconfían del sujeto ya que no era la primera vez que Natalia se subía a un parapente. "Era una persona que amaba la vida y es imposible que haya tomado la decisión de soltarse. Tampoco creemos que haya sido un ataque de pánico; hizo bromas antes de salir, estaba contenta y ya había volado en parapente otras veces", aseguró su amiga Ana Corres a medios locales.

Natalia tenía 28 años,  era oriunda de la ciudad tucumana de Concepción, y desde hacía tres años vivía en Alemania donde estaba haciendo su residencia médica. Había viajado a Tucumán para pasar las fiestas con su familia.

Investigación:

La justicia realizará el peritaje del equipo de parapente que uso la joven médica tucumana que murió ayer en el cerro San Javier, al caer desde 120 metros de altura mientras realizaba un vuelo.

"Es inusual que ocurran este tipo de situaciones por lo que se realizaran peritajes en el arnés que sostenía a Natalia Vargas, la joven fallecida, y del resto de los elementos que componen el equipo de parapente", dijeron fuentes judiciales vinculadas a  la investigación.

También se peritará el celular de la médica que la justicia ya tiene en su manos, y en estos momentos se buscan en la zona donde hallaron el cuerpo una cámara con la que habría filmado momentos previos y durante el vuelo.

Según declaró la familia de Vargas, no cree en la versión del instructor que la acompañaba en el vuelo, quien aseguró que la mujer se soltó en medio de un ataque de pánico, en tanto, la Fiscalía I a cargo de la investigación del caso, determinará  la situación del hombre una vez que tenga los resultados de los peritajes.

Según informaron fuentes de la investigación, la joven cumplió con el procedimiento para concretar su vuelo, firmó el contrato de deslinde de responsabilidades que dispone el club, se puso el equipo pertinente, que incluye el arnés de seguridad, y se subió al biplaza que estaba manejado por el piloto Ariel Salazar. 

De acuerdo a lo declarado por Salazar a la policía, luego de salir en vuelo, la médica habría sufrido un ataque de pánico, por lo que presionó un dispositivo que provocó el desprendimiento de su equipo y cayó al precipicio.

Inmediatamente, el Ministerio de Seguridad, representado por el secretario Claudio Maley, organizó un operativo de búsqueda integrado por El Grupo Cero, Bomberos, servicios médicos y la Unidad Regional Norte.

Luego de horas de búsqueda, el cuerpo de la joven fue encontrado, alrededor de las 20, en medio de la vegetación a 200 metros de la pista de despegue que se localiza en Loma Bola, en el cerro San Javier, a 6,7 km de la capital tucumana.