Un nene de dos años murió en la zona rosarina de Alvear tras ingerir unas galletitas que su papá había preparado con un veneno para ratas.

Según fuentes oficiales, el chiquito ingresó al hospital Gamen de Villa Gobernador Gálvez sin vida. De acuerdo al relato de su papá, en un descuido el nene comió una galleta con veneno que él mismo había preparado.