Un nene de nueve años murió ahogado en la pileta de un club de Santa Fe. Aunque le realizaron tareas de reanimación, no se pudo evitar el deceso.

El hecho ocurrió en el Club Defensores de Talleres, de Venado Tuerto, donde un familiar denunció su desaparición, por lo que comenzó la búsqueda que terminó cuando los bomberos hallaron el cadáver en la pileta. Cuando lo sacaron del agua, le realizaron tareas de reanimación, que no dieron el resultado esperado.

El fiscal Mauro Blanco le dijo a Venado 24 que en el momento en que el chico se ahogó había cerca de cincuenta personas en las instalaciones, y que se encontraban presentes también la secretaria del club y el presidente.

Por lo tanto, Blanco ordenó la realización de la autopsia y reveló que la pileta estaba en mal estado, sin guardavidas ni medidas de seguridad e higiene, pese a lo cual las autoridades del club decidieron habilitarla.

Tras el lamentable suceso se imputó al presidente y a la secretaria de la institución por los delitos de "homicidio culposo, por inobservancia de reglamentos y responsabilidades, al permitir el ingreso a la pileta que no estaba habilitada, sin bañero y con agua turbia y en mal estado".

Sin mantenimiento. La pileta del Club Defensores de Talleres.

En los alrededores de la pileta "no había señalamiento ni vallas de seguridad", indicaron.