Esta es la cancha donde el niño falleció.

Un niño de 12 años falleció cuando un arco móvil de fútbol cayó sobre su cabeza, hecho que se produjo en la ciudad de Añatuya, distante 200 kilómetros al sudeste de la capital provincial, informaron este sábado fuentes judiciales.

Los informantes confirmaron que el incidente ocurrido el viernes por la noche tuvo por víctima mortal a Federico Pereyra, quien había acompañado a un tío que iba a disputar un encuentro deportivo en una cancha de fútbol 5, conocida como batalla.

Eran alrededor de las 22 cuando un grupo de niños jugaba antes de que lo comenzaran a hacer los mayores.

Según los testimonios recogidos por el personal policial de la Seccional 41, el menor de edad se colgó del travesaño, lo que provocó el desplazamiento del arco y que se precipitara justamente sobre la cabeza del niño, que también había caído al suelo.

Al quedar desvanecido y no poder reanimarlo, de inmediato lo trasladaron hacia el hospital Zonal de Añatuya, donde los médicos que la atendieron constataron que había dejado de existir.

El profesional de la fuerza de seguridad que revisó el cuerpo informó que el deceso fue producto de fractura de base del cráneo.

Posteriormente, efectivos de la Sección Criminalística se dirigió al complejo sito en calle Chacabuco del barrio Platense Oeste de la "Capital de la Tradición", para realizar las pericias correspondientes.

En tanto, el niño quedó en la morgue a la espera de que sus familiares lo retiraran para iniciar su velatorio, que se efectuará cuando arriben sus padres desde Buenos Aires. Su papá trabaja allí desde hace algunos años y su madre había viajado para visitarlo, motivo por el que Federico había quedado al cuidado de su abuela y sus tíos.