El posible desembarco de la cadena comercial Farmacity en territorio bonaerense puso en alerta a los farmacéuticos de toda la provincia. El conflicto se inició en 2012, cuando la empresa llevó adelante un reclamo judicial contra el Estado provincial donde el Colegio de Farmacéuticos de Buenos Aires es una tercera parte interesada. 

Los tribunales bonaerenses de primera instancia, apelaciones e incluso la Corte provincial rechazaron la instalación porque no respeta la ley vigente. Por su parte, la compañía, vinculada con el vicejefe de Gobierno, Mario Quintana, recurrió a la Corte Suprema de la Nación porque sostienen que los artículos que le impidieron la llegada “son inconstitucionales”.

“Vemos con preocupación y esperamos que el Poder Judicial sea lo más imparcial posible porque se estarían avasallando las normas provinciales. La propia gobernadora aplica esta ley y el Poder Judicial bonaerense también se expresó y no han quedado dudas que la ley es constitucional, de corte sanitaria donde el medicamento se considera un bien social”, afirmó María Isabel Reinoso, la presidente del Colegio de Farmacéuticos bonaerensea la radio FMQ.