E l boom de créditos otorgados en UVAs llevó a miles de argentinos a seguir el minuto a minuto de las expectativas de inflación para compararlas con el incremento de sus salarios. Las noticias de este jueves fueron en general preocupantes para quienes optaron por este tipo de préstamos de las entidades bancarias. La UVA (unidad de valor adquisitivo) pasó de $17,26 a fin de 2016 a $21,15 hoy. Es decir que la cuota de una persona que tomó un préstamo el 30 de diciembre pasado aumentó 22,5%.

En ese sentido, dos de las principales variables que afectan los cambios empeoraron: la inflación en 2018 será mayor a lo anunciado, por lo que las cuotas también aumentarán en proporción, y se ajustará asimismo el monto de su deuda. La suba del dólar es otro ítem que preocupa. Además de ser combustible para los incrementos de precios, la divisa norteamericana también afecta el valor de las propiedades y es uno de los ítems que forman las UVAs.

Para el gobierno, la escalada de este mes es netamente estacional. Los analistas no coinciden. La peor parte se la llevan quienes firmaron a principios de mes un crédito y deberán hacerse cargo de la diferencia entre lo calculado y la realidad actual. Con dos pesos de diferencia por cada dólar, el monto asciende a 200.000 pesos cada 100.000 de los billetes verdes. Pese a eso, se espera que las tasas no suban tanto, lo que sería un alivio.