El repudiable episodio se registró en la localidad bonaerense de Monte Grande cuando un joven degenerado empezó a masturbarse en un colectivo de la línea 165 frente a una madre y sus dos hijos.

Cuando la mujer notó que el pervertido mostraba los genitales y se estaba masturbando, empezó a gritar y pedir ayuda. De inmediato, algunos pasajeros intentaron agarrarlo y golpearlo pero sin embargo, logró escapar trepando sobre los asientos y luego, saltando a través de una ventanilla del micro.

Cabe aclarar que una testigo de los hechos, que viajaba en el mismo vehículo, filmó toda la situación con su teléfono celular. En tanto, el depravado regresó porque se había olvidado la campera aunque nadie se la devolvió aunque si lo insultaban para que se retire definitivamente.