El rosarino Guillermo Blanchini, uno de los cuatro sobrevivientes del atentado en Manhattan,, en el que murieron cinco de sus amigos, afirmó que el viaje de amigos fue "un sueño que se trasformó en la peor pesadilla” y aseguró que “lloraremos por siempre a nuestros amigos”.

Visiblemente consternado, Blanchini dijo en nombre de los cuatro sobrevivientes que “no podemos imaginar como alguien puede pensar y planear algo así”, en un contacto con la prensa organizado en la sede del Consulado argentino en Nueva York.

"Llegamos aquí empujados por ese sentimiento de amistad que nos acompañó siempre: Lloraremos por siempre a nuestros amigos. Fue el amor lo que nos trajo hasta aquí y eso nos seguirá uniendo. Un sueño se transformó en la peor pesadilla", afirmó Blanchini al leer un texto frente a decenas de periodistas, pero sin aceptar preguntas.

Y agregó: "Si hay un lugar donde no hubiésemos querido estar es este, ni tampoco tener que escribir este texto, pero aquí estamos. No hay forma de entender lo que pasó. La experiencia es intransferible hemos sobrevivido y hemos visto partir a nuestros amigos".

En la rueda de prensa los rosarinos Ariel Benvenuto, Juan Pablo Trevisán, Ivan Brajkovic y Guillermo Blanchini, quienes resultaron ilesos en el atentado del martes, estuvieron acompañados por el cónsul argentino, Mateo Estremé, quien los presentó como “héroes”.

Al terminar de leer el texto los cuatro amigos se abrazaron emocionados, agradecieron especialmente a los miembros del Consulado y a los cientos de mensajes solidarios que recibieron desde su ciudad natal, Rosario, y de diversas partes de Argentina y el mundo.

El otro superviviente, Martín Marro, que vive en Boston, se encuentra estable internado en el hospital Presbyterian de Nueva York, donde se repone de fracturas y contusiones varias.

Ayer fue un día difícil para este herido, ya que recibió la noticia del fallecimiento de sus amigos.

Los amigos que viajaron a Nueva York para festejar los 30 años de egreso del Instituto Politécnico de Rosario, fueron atropellados por una camioneta conducida por Sayfullo Saipov, un uzbeko de 29 años radicalizado e inspirado en el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que hoy lo reconoció como uno de sus "soldados".
 

Fuente: Télam