Por Florencia Bombini
@florbombini

"El distintivo de estudiante y el guardapolvo blanco" son los dos conceptos que resaltaron tanto Beba como Alicia y Élida. ¿Qué tienen en común estas tres mujeres? En 1951 terminaron la secundaria y, a partir de ese momento, se juntan todos los años con su grupo de amigas para recordar viejas anécdotas y ponerse al día.

La Escuela Nacional de Comercio Juan Bautista La Salle, de Ramos Mejía, fue testigo del comienzo de esta hermosa historia de amistad que ya lleva 67 años. Y que incluye, además, un viaje de egresados a Córdoba en 1952, pocos meses después de haber finalizado el colegio, y otra escapada a Mar del Plata en 2006. Además, en 2001, celebraron el 50° aniversario con una reunión en el Club de Cazadores de Ramos Mejía. Hoy tienen entre 83 y 85 años y la mayoría se conoce desde los 13, desde que empezaron a transitar la secundaria.

En diálogo con Crónica, Esther Teves, más conocida como Beba, de 85 años e integrante de aquel 5° 5° que egresó en 1951, señaló: "Nos recibimos 38, pero muchas ya se fueron de este mundo y ahora somos un grupo de diez amigas". Además, explicó que la tradición era reunirse el primer domingo de septiembre, aunque, en esta ocasión, lo adelantaron y contaron con la presencia de una compañera que viajó desde Salta.

"Nos unía el distintivo de estudiante y el guardapolvo blanco. La amistad era distinta. Teníamos distintos grupos, pero nunca tuvimos una palabra de más", señaló Beba.

La mujer recordó además que para irse de viaje de egresados a Córdoba juntaron "20 centavos todos los días para el pasaje" y de esa forma lograron realizar la primera de las muchas aventuras que esconde este gran grupo de amigas.

La edad es lo de menos

Alicia Sánchez, de 83 años, confesó: "A veces uno se olvida de la edad que tiene y nos comportamos como estudiantes otra vez". Y agregó que su "afecto es real, porque pasan los años y continúa. Uno no vuelve a tener amistades tan profundas", evaluó, aunque destacó que no todo es alegría pues "ahora se comparte tanto la felicidad como el dolor".

En tanto, Élida Viand, que hoy festeja sus 83 años, recalcó sus sensaciones: "Para mí es una alegría encontrarme con ellas y mantener una amistad. Sabemos las cosas de las familias de cada una y llevamos fotos". A su vez, subrayó que "nunca" tuvieron "ningún problema, de celos ni nada".

¿Celebrarán la amistad con otro viaje? Aún no lo saben, pero todas destacan que siempre piensan "en el futuro y nadie habla de miedos".

Anécdotas, historias familiares, recuerdos... Cualquier tema es una excusa para seguir juntándose todos los años y celebrar esta hermosa historia que empezó en 1951 y que sigue sumando capítulos.